La prueba del concepto como proceso interactivo en la innovación y desarrollo de nuevos productos

Publicado: 28 Jun 2016Vistas 30 días: 92Vistas totales: [totalcount]
Tema(s):
Resumen:

Innovación es un término económico o social más que un término técnico, es el instrumento específico del emprendedor... el acto que dota a los recursos, con una nueva capacidad para crear riqueza (Drucker, 1985). Este acto implica la conversión y aplicación del conocimiento para lograr un cambio, una transformación hacia algo no solamente novedoso, sino necesariamente valioso. La definición de la Fundación para la Innovación Tecnológica de España (COTEQ, 2004), recoge apropiadamente este hecho:

"Innovación es todo cambio, basado en conocimiento, que genera valor"

En los últimos 30-35 años se han desarrollado diversos enfoques sobre el proceso de innovación que son categorizados en cinco generaciones de pensamiento (Dodgson et al, 2008), enfoques que han destacado la influencia relativa de la tecnología y del mercado, a partir de conceptos tales como el empuje de la tecnología y el jalón del mercado. Ambos elementos, la tecnología y el mercado se han considerado intrínsecamente asociados a la innovación y los enfoques recientes los han enriquecido al reconocer la necesidad de la colaboración dentro de la empresa y con otras empresas, con esquemas cada vez más abiertos a fuentes externas de ideas, conocimientos y rutas hacia el mercado, Chesbrough (2003) se refiere a esto como innovación abierta.
 
La concepción de nuevas ideas es el punto inicial del proceso de innovación; la etapa del proceso mediante la cual se convierten las ideas en algo nuevo y tangible, mediante la aplicación del conocimiento, es una invención. A partir de esta etapa, las invenciones requieren del trabajo de muchas personas con diferentes especialidades para convertirlas en productos y llevarlos al mercado. Es el proceso completo el que representa la innovación, un proceso con un número de características distintivas que tienen que ser gestionadas (Trott, 2012).
 
El valor económico y social de la innovación puede originarse de diversas maneras, sin embargo, los nuevos productos son la manifestación más visible de la innovación. En las empresas se han implantado procesos y prácticas que promueven el desarrollo de nuevos productos (DNP en adelante), utilizando metodologías que han sido perfeccionadas a través de los años y han probado ser efectivas. La mayor actividad de DNP en las empresas está dirigida a la mejora de productos existentes, en efecto, la gran mayoría de los llamados nuevos productos son variaciones de formatos existentes. Solo el 10% de todos los nuevos productos son realmente innovadores (Booz, Allen and Hamilton, 1982, citado por Cooper, 1988). Estos representan el mayor riesgo porque son nuevos para la empresa y nuevos para el mercado; son comúnmente productos resultantes de un significativo desarrollo tecnológico (en adelante DT) previo. La gran mayoría de las empresas parece ignorar o desestimar este hecho y utilizan modelos para DNP que no toman en cuenta la necesidad de un DT (Cooper, 2006).
 
La gestión en el DNP ha evolucionado a partir de los modelos de etapas departamentales, donde cada departamento es responsable de realizar las tareas que corresponden a su función, antes de pasar el proyecto al siguiente departamento. Los modelos multifuncionales o en equipos, han mejorado la gestión al facilitar la comunicación mediante un equipo multidisciplinario
 
Especialidad: Mecánica y Mecatrónica, Subespecialidad: Gestión de la Tecnología, Gran Reto de la Ingeniería Mexicana: Relevancia